Beneficios de la comida congelada

Si bien es cierto que no podemos basar nuestra dieta en la ingestión de alimentos congelados porque sería contraproducente, muchos de esos alimentos que conservamos en nuestro congelador y que compramos en los supermercados online son más nutritivos que los alimentos frescos.

Basándonos en numerosos estudios nutricionales podemos asegurar que principal diferencia entre un alimento congelado y uno fresco es que el primero ha sido sometido a una reducción de su temperatura que conlleva una congelación del agua que contiene. Esta congelación alarga su vida útil, asegurando la calidad microbiológica, sin que se pueda apreciar alteraciones significativas en su olor o sabor. Otra forma de explicarlo es que la mayoría de los alimentos naturales congelados contienen más minerales y vitaminas que los frescos al ser congelados en el momento de su recolección o sacrificio instante en el que es mayor su valor nutricional.

comida-congelada

Sin embargo, no podemos decir ni asegurar que todos los productos congelados sean iguales y conserven estos beneficios. Podemos distinguir dos grandes grupos: alimentos naturales como el pescado congelado, cebolla precortada, menestra de verduras… Y por otro los alimentos precocinados y los preparados congelados como las croquetas, patatas prefritas, lasaña…

Respecto a la principales ventajas que presentan los alimentos congelados podemos destacar que las verduras congeladas ya están limpias, troceadas o enteras y listas para su preparación. En el caso de las verduras podemos destacar que la concentración de vitamina C en las espinacas congeladas es mayor que en las espinacas frescas a los tres días de su recolección. Mientras que los alimentos precocinados o preparados deben consumirse esporádicamente.

Si podemos elegir entre alimentos congelados y ultracongelados deberemos decantarnos por los productos ultracongelados ya que estos últimos conservan todos los nutrientes e impiden el crecimiento microbiano.

Los alimentos congelados son más baratos que los frescos por la sencilla explicación de que los alimentos que van a ser congelados se recolectan en épocas en las que hay una mayor oferta de producto por lo que su precio de adquisición es más competitivo, además estos alimentos presentan otra ventajas y es que se adquieren ya limpios.

Como conclusión podemos decir que en la mayoría de los casos los alimentos congelados presentan mayores ventajas sobre los frescos, ya sean desde su precio hasta que conservan intactas sus propiedades nutricionales o su sabor y olos originales.